Header Ads

ad

LA PRIMERA "NATACHA" PERUANA FALLECE A LOS 83 AÑOS

Aunque ganó fama en la televisión, la actriz que falleció este viernes retirada de la vida pública, fue muy crítica del contenido de las telenovelas que le dieron notoriedad.


Cortesía: El Comercio Perú

Encontró su vocación por casualidad. Cursaba los primeros días de estudios de Ciencias Económicas en la Universidad Nacional de San Marcos, allá por la década del sesenta, cuando encontró un anuncio que invitaba a participar de los talleres de teatro. Su curiosidad la llevó a inscribirse y su talento a hacer una carrera en el arte.

Si bien llegó a graduarse como economista, Ofelia Lazo guardó su título para siempre. Al terminar la carrera empezó a girar con el grupo Histrión y a participar en diversos montajes. Sería sobre las tablas que desarrollaría algunos de los personajes que más atesoró. En las entrevistas que ofreció siempre destacaba “Cartas de una monja portuguesa”, que le permitió presentarse en escenarios de España. Sería la TV, sin embargo, la que le permitiría llegar a las grandes audiencias, aunque también la que le daría sus primeras frustraciones profesionales.

foto cortesía: GEC
En el 2013, en diálogo con Raúl Tola en el programa “Casa Tomada” de TV Perú, la actriz contó que grabó “con mucha tensión” y que solía enfrentarse al director Alberto Terry. “Él tenía su carácter y yo también tenía el mío. Chocamos por cosas que a mí parecían injustas. Yo me peleaba por lo que creía y casi renuncié a la telenovela”, relató.

CRÍTICA DEL FORMATO EMBLEMA, EL MELODRAMA

Ofelia Lazo explicó que, si bien ganó reconocimiento en las calles por “Natacha”, no era algo que disfrutaba y que tampoco le era grato lo que le ofrecían las telenovelas a nivel actoral.

“Después de hacer ‘Natacha’, hicimos novelas de 3 meses, 2 meses. Yo hice varias novelitas, pero llegó un momento en el que me dije: ‘¿Qué va a pasar conmigo?, ¿voy a seguir haciendo telenovelas, diciendo estas mismas cosas? ¡No me gusta!’. Estaba un poco descontenta, me dejó así la reiteración en los temas (de los melodramas)", explicó. “No había mayor incentivo para mejor en lo actoral. Todos eran cuentitos de ‘Cenicienta’, la niñita que se enamora del muchacho rico, escasamente encontrabas un buen texto. Yo me cansé de eso, me preguntaba hasta cuándo voy a tener que repetir y repetir estas novelitas. Apenas tuve la oportunidad, me fui a los EE.UU.”, recordó en el citado programa. Y así lo hizo.

No hay comentarios.

AÑADE TU COMENTARIO